Las modificaciones al Código de Trabajo. El Auxilio de Cesantía y la Pensión

Ministerio de Trabajo

Una de las grandes quejas del sector empresarial que está procurando una modificación del Código de Trabajo es la que se refiere al auxilio de cesantía y la pensión. Alegan que no es necesario mantener el auxilio de cesantía ya que con la promulgación de la Ley de la Seguridad Social (87-01), el trabajador obtuvo la pensión, por lo que esos dos conceptos son incompatibles y se debe de eliminar el auxilio de cesantía.

No entendemos cómo esos dos conceptos son incompatibles si no protegen lo mismo.

El auxilio de cesantía, como bien lo establece el Código de Trabajo, es una indemnización que debe de pagar el empleador cuando ejerce el desahucio (sin previo aviso y sin alegar causa pone fin a un contrato de trabajo de duración indefinida). ¿Por qué una indemnización? Porque el empleador está dejando a ese trabajador desamparado, sin una fuente de ingresos fija de la noche a la mañana. El trabajador debe poder contar con el auxilio de cesantía para cubrir sus necesidades y las de su familia en lo que encuentra otro empleo. Son muchos los trabajadores que pueden poner en marcha un pequeño negocio con el monto del auxilio de cesantía y no se ven obligados a emplearse nuevamente, principalmente si pasan de los 45 años donde se reduce la disponibilidad de plazas de trabajo.

Si el empleador no quiere pagar auxilio de cesantía pues que no ejerza el desahucio.

La pensión es algo totalmente diferente. Con la promulgación de la ley Sobre Sistema Dominicano de Seguridad Social se creó un nuevo sistema de pensiones al que ingresa de forma obligatoria todos los trabajadores públicos y privados, asalariados, de cualquier edad, que al momento de entrar en vigencia la Ley cotizaban en el IDSS o no.

Pensiones a las que los trabajadores tienen derecho:

Pensión por vejez: Se adquiere el derecho a ésta pensión cuando el afiliado tiene 60 años y 360 cotizaciones o haber cumplido 55 años y haber acumulado un fondo que le permita disfrutar de una jubilación superior al cincuenta porciento (50%) de la pensión mínima. En un país donde los salarios son tan insignificantes son muy pocos los que pueden optar por la segunda opción.

Pensión por discapacidad total o parcial: Se adquiere el derecho a esta pensión cuando el afiliado sufra una enfermedad o lesión crónica cualquiera que sea su origen. Se considera total cuando reduce en dos tercios su capacidad productiva y discapacidad parcial entre un medio y dos tercios; también se adquiere el derecho a esta pensión luego de haber agotado su derecho a prestaciones por enfermedad no profesional o por riesgos del trabajo de conformidad con la Ley 87-01.

Pensión por edad avanzada: Se adquiere el derecho a la pensión mínima en caso de cesantía por edad avanzada cuando el trabajador quede privado de un trabajo remunerado, haya cumplido 57 años y cotizado un mínimo de 300 meses. Si es mayor de 57 años y no ha cotizado un mínimo de 300 meses, se le otorgara una pensión en base a los fondos acumulados o podrá seguir cotizando hasta cumplir el mínimo de cotizaciones para la pensión mínima por cesantía.

Pensión de sobrevivientes: En caso de fallecimiento del afiliado activo, los beneficiarios recibirán una pensión de sobrevivencia no menor al 60% del salario cotizable de los últimos 3 años o fracción.

Estas pensiones no sólo salen de los aportes de los empleadores, sino también de los trabajadores en la siguiente proporción: 2.88% a cargo del afiliado y 7.12%.a cargo del empleador.

Como dice el Lic. Joaquín Luciano, “Nadie quiere que sus derechos adquiridos se les pierdan, porque sería un contrasentido, una reforma para involucionar.”

Etiquetas: , , ,

Los comentarios están cerrados.